viernes, 18 de diciembre de 2015

16.28

recuerdo el beso aquel de tus labios otros
y tu cuerpo sosteniendo mi cuerpo
en un baile lento
mejilla a mejilla
silencio a
silencio

y el bosque de tus ojos inmenso
como el canto sosegado
de tu noche
       así viniste, como viene
tu sangre, beso a beso
para derramarse en mis labios
para derramarse
desde tu cuerpo
       y en el centro de tus manos
mi rostro en día, sin sueño,
sin la tela para cubrirlo que vistió un día
aquel palpitar otro
ahora, para ti,
abierto

has caído en mi alma como el rocío
como el frío del amanecer estremeciendo
el parto de lo oscuro
       un techo nuevo, siempre el mismo
todos los techos en uno, acariciando
la tierra
en lo más profundo
de su abismo
       y aquellos que tuvieron su hogar en mí
ya lo perdieron
el templo de mi cuerpo no es más
un templo para sus cuerpos
solo para mí ahora, solo
para ti
por permanecer en mi centro
por haber besado la verdad
-sin la cobardía de
los que se fueron-
de cada ángulo en flor
de mi esqueleto

esto es, amor, el regalo
que me has dado y que te debo
       dame tu cuerpo blanco de noche
del que para incendiar esta sangre
en silencio bebo

2 comentarios:

  1. Casi tan precioso como tú. Cuánto te quiero!!

    ResponderEliminar
  2. No tanto como tú. Te adoro, cariño <3

    ResponderEliminar