sábado, 30 de enero de 2016

23.31 [v]

como la lengua húmeda de la noche
lamiendo los labios
de la mañana
       así
tus besos

no pude ver los límites
       no. siquiera
desde el ángulo más blanco
de los ojos, siquiera
desde el gemido sin voces
acariciando cada latido
de tu tacto
       pero allí siempre el límite, como
el pulso abriendo cada amanecer
en tus labios
y en mis manos

viernes, 29 de enero de 2016

1.54

¿Quién decide qué sol será el que le queme la piel?
Cuando la noche llega abriendo con sus dedos de sangre el frío de los huesos solo queda el beso, el lento besar de esa mirada que era mía y no. Será que era cierto y tu vena era la flor siempre abierta en los cauces de mis aguas; será que era cierto, sí, y en la tendencia de la carne mi cuerpo solo quería ser uno para tu sueño, como el latido constante en los cálidos brazos de la mañana. Tantas cosas eran ciertas que ahora soy solo un nombre. Un nombre.
Lo sé: no vas a estar aquí para cesar las voces que me nombran buscando únicamente arrancar de mí las venas de tu sangre.
Y sí, lo sé: no hay lugar donde esconderse.
No.
Ni siquiera en ti.

jueves, 28 de enero de 2016

Cántico



                 1
¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dexaste con gemido?
Como el ciervo huyste,
aviéndome herido;
salí tras ti clamando y eras ydo.

                 2
Pastores, los que fuerdes
allá por las majadas al otero,
si por ventura vierdes
aquél que yo más quiero,
dezilde que adolezco, peno y muero.

                 3
Buscando mis amores,
yré por esos montes y riberas;
ni cogeré las flores,
ni temeré las fieras,
y passaré los fuertes y fronteras.

San Juan de la Cruz

martes, 26 de enero de 2016

El amor duerme en el pecho del poeta

"Tú nunca entenderás lo que te quiero
porque duermes en mí y estás dormido.
Yo te oculto llorando, perseguido
por una voz de penetrante acero.

Norma que agita igual carne y lucero
traspasa ya mi pecho dolorido
y las turbias palabras han mordido
las alas de tu espíritu severo.

Grupo de gente salta en los jardines
esperando tu cuerpo y mi agonía
en caballos de luz y verdes crines.

Pero sigue durmiendo, vida mía.
Oye mi sangre rota en los violines.
¡Mira que nos acechan todavía!"

Federico García Lorca

domingo, 24 de enero de 2016

5.21

líquido hilo de terror con el que uniste
mis manos
a tu cuerpo
       pero soy agua abierta en el borde
y también uno las manos del rezo
en las oscuras mareas
de la noche

jueves, 21 de enero de 2016

23.58

no puedes verme donde me escondo
porque tus labios no pueden ver el aire
en el aire

lo reconozco:
he dejado de ser yo
para serlo en otra parte,
en un lugar donde la luz, siempre una,
no lame cada borde de ti
en el centro siempre en pálpito
de mi sangre,
donde todo es tan sencillo como el morir
o como mis propias palabras que no son
- por haber nacido y no, por
su muerte diluida en mi latir-
describiéndote lo que nunca fui,
lo que no vimos ni hemos sido,
todo aquello que se posa en mí
como un extraño pétalo de recuerdos
ramificado todo él
en los límites de mi cuerpo

y aunque ya no soy yo, tú retienes en tus manos
mi calor en ellas, incluso cuando ya no hay piel
para la caricia
y yo te respiro así, del mismo modo
en que besas mi tacto que ya no es;
te respiro y tu sol arde en mi lengua
aunque no estés o aunque no seas
aunque tampoco sean para tus manos ya
la inconsistencia de mi piel,
mi voz y su transparencia

martes, 19 de enero de 2016

4.01

forjada en el fuego;
mi cuerpo, como un acero
       ¡mírame! mira mi sangre, bésala
con tus dedos
       ¡mírame! ojos de luna en mis manos
y en sus bordes
de puro infierno
       mírame en la forja de mi centro
abre este incendio de pieles
y cubre mi rostro
con tu deseo

forjada en el fuego;
mi pecho, como una muerte
donde mato, o vivo, o muero;
       danza de la llama sin nombre
en mi cuerpo, como un acero

lunes, 18 de enero de 2016

Tú vives siempre en tus actos

"Tú vives siempre en tus actos.
Con la punta de tus dedos
pulsas el mundo, le arrancas
auroras, triunfos, colores,
alegrías: es tu música.
La vida es lo que tú tocas.

De tus ojos, sólo de ellos,
sale la luz que te guía
los pasos. Andas
por lo que ves. Nada más.

Y si una duda te hace
señas a diez mil kilómetros,
lo dejas todo, te arrojas
sobre proas, sobre alas,
estás ya allí; con los besos,
con los dientes la desgarras:
ya no es duda.
Tú nunca puedes dudar.

Porque has vuelto los misterios
del revés. Y tus enigmas,
lo que nunca entenderás,
son esas cosas tan claras:
la arena donde te tiendes,
la marcha de tu reloj
y el tierno cuerpo rosado
que te encuentras en tu espejo
cada día al despertar,
y es el tuyo. Los prodigios
que están descifrados ya.

Y nunca te equivocaste,
más que una vez, una noche
que te encaprichó una sombra
-la única que te ha gustado-.
Una sombra parecía.
Y la quisiste abrazar.
Y era yo."

Pedro Salinas

domingo, 17 de enero de 2016

5.05

profundo abrirse del cuerpo
al volver a la noche donde
solías lamer mi alma, entre tus manos

viernes, 15 de enero de 2016

3.18

como un sueño abierto
así llegaste para dejar
sangrando mi centro
y aún te espero, rostro amado,
porque eres la realidad única
que ha besado los bordes
de mis manos
       y sigo esperando
aunque ese lugar quizá
nunca estuviera hecho para mi sangre
       sigo esperando, momento
a momento,
con la flor de la vena abriendo la carne,
aunque esa estructura no sea ya
un templo para mi cuerpo

jueves, 14 de enero de 2016

16.10

las puertas están cerradas
aunque las habría abierto
con toda
mi alma
con los dedos de mis venas
y de mi carne toda
habría podido, sí
pero podría sola

tanto no sería
-nunca tanto-
para morir tan deprisa
y aún esperas mi palabra cuando te las llevaste todas
y esperas mi felicidad cuando dormía en tu pecho
esperas, siempre en el mismo sitio,
en el mismo puro centro
de la nada
donde habitas
       siempre todo tan claro;
quizá tanto
no sería

["after all this time?"
"always"]

12.40

quizá equivocada
pero qué dulces mis errores en tu boca
qué gran torrente para tus venas
el gemido de mi muerte

equivocada desde un principio
no soy yo, o sí sea
¿quién eres tú ahora?
¿una ráfaga de sangre
en la cabeza?
quién eres tú
cuando te miro
y no te veo en tu carne
ni en la mía siquiera

los ojos tropezando en la luz que se derrama
¿quién eres, quién soy?
¿quiénes? cuando tú y yo
ya no somos tú y yo
aunque un día abrimos las mañanas
recibiendo su parto como un hoy
que no acabaría
en el hilo de nuestra espalda

equivocada, siempre equivocada
pero qué dulces mis errores
en tu garganta

domingo, 10 de enero de 2016

I'll understand



suspendida en tu cuerpo como
la caricia de tu voz besando mi aire;
abre tu sangre para mi carne, amor,
abre la boca de tu deseo
en esta piel
de nadie

suspendida en tu cuerpo como
la lengua de la noche en tu vientre;
toma estas manos, centro abierto,
y dame tu sangre o la muerte
dame tu luz
para mi sueño

enciende esta flor de venas, amor,
hasta que todas las noches
sean una
       prende cada latido hasta arder
como la llama sola
y serás un mar o los mares todos
para las oscuras orillas de mi boca

sábado, 9 de enero de 2016

22.59

incesante besar de pieles en
completo silencio
      solo silencio
quebrado por el latido palpitante
de mi noche hecha beso

martes, 5 de enero de 2016

Does he know that I'll wait for all time?




[tell me it's hard to fake it time after time]

Noche del amor insomne

"Noche arriba los dos con luna llena,
yo me puse a llorar y tú reías.
Tu desdén era un dios, las quejas mías
momentos y palomas en cadena.

Noche abajo los dos. Cristal de pena,
llorabas tú por hondas lejanías.
Mi dolor era un grupo de agonías
sobre tu débil corazón de arena.

La aurora nos unió sobre la cama,
las bocas puestas sobre el chorro helado
de una sangre sin fin que se derrama.

Y el sol entró por el balcón cerrado
y el coral de la vida abrió su rama
sobre mi corazón amortajado."

Federico García Lorca

lunes, 4 de enero de 2016

7.57

podría haber sido tuyo mi sueño
en esta noche de la que ya me he ido
       amor, ¿qué has hecho conmigo?
y qué vas a hacer ahora
que ha acabado todo,
que este canto otro no es más que
una excusa para no buscar tus ojos
       amor, no se abren las mañanas si no es contigo
pero besa ahora estas palabras con tus manos
porque al fin, mi amor,
las has perdido

0.48

así golpearon tus aguas en mi cuerpo
como una noche abierta entre las manos
       así, marea de sangre en las venas de mi boca,
como una mañana esperando abrirse
en los pétalos de los labios

mi cuerpo alzado en templo para tu cuerpo
en él tus aguas, amor,
las aguas,
bebiendo de mi pecho, en flor abierto


[my sweet prince, you are the one]

sábado, 2 de enero de 2016

Lay down next to me



"Me voy a morir, me voy a morir, me voy a morir. Mañana me voy a morir", y era verdad. La muerte estaba allí entonces, con su horrible mirada amarillenta iluminando segundo a segundo el latido de la madrugada. La muerte estaba allí, en la noche, como una luna incapaz de menguar que menguaba a todo aquel que pretendiera pronunciarla. "Me voy a morir. Mañana me voy a morir", pero hoy no; el resto de todos esos "ahora" que fluyen como agua entre las manos no moriré. Esa es la única verdad. Y sí, entonces era cierto. En aquel tiempo el miedo era lo único que alimentaba de noche las pupilas, pero hoy será, y para siempre mientras hoy dure, la propia noche lo único que podrá alimentarlas de sí misma. "Mañana me voy a morir, pero hasta entonces no. Suficiente".
Mírame ahora. Di mi nombre. ¿Puedes oírlo? No hay miedo ni mañana en lo que pronuncias.
Di mi nombre. Soy todo eso que pronuncias, nada más.
Y eso es suficiente.

[goodbye]

viernes, 1 de enero de 2016

8.39

esa rosa de labios abierta y abriendo
con sus límites el borde de la mañana;
esa rosa, ¡esa rosa, amor!
       araña con tus dedos de espina esta piel sin nombre
-tu aliento en mi aliento, mi carne
para tu carne-;
       abre los límites de mis bordes, amor,
abre tu flor
para mi sangre