viernes, 3 de febrero de 2012

Mé-du-la

Arañando la corteza
llega el duro tacto de la máscara.
El tejido y el hueso
tropiezan como un latido,
pero el eco siempre
es una gran mordaza de venas abiertas.

Después,
la médula de la noche
como un cobijo de ojos cristalinos;
y la pena y el espanto
son el cuchillo de la luna degollada.

Después,
la vértebra de la mañana
descolocando las noches.




Hay que empezar a matar, que a partir del miércoles me pueden meter en la cárcel. Pero matar de matar.
(Palabras, conceptos, realidades y blablablá)

No hay comentarios:

Publicar un comentario